Hablar contigo mismo: ¿locura o salud mental?