Los filósofos helenos trataron de explicar la creatividad a través de la divinidad. Algo así como un «capricho de los dioses», una «inspiración sobrenatural» que solo los «elegidos» tenían.

Platón decía que los poetas eran seres sagrados, poseídos por los dioses. De igual forma se refería hacia los artistas.

Por muchísimo tiempo, la creatividad se vio así. Completamente unida a conceptos religiosos. Esto cambió en la Edad Moderna.

La concepción divina de la creatividad se fue desvaneciendo para dar a paso a la idea del rasgo hereditario. Los genes salieron a la luz como razón principal de ser creativo.

El Renacimiento puso al artista como fuente de la creatividad. Genios o no, cambiaron al mundo. Leonardo Da Vinci representa un antes y después en el arte.

¿Un artista, un arquitecto, un científico? Todavía no hay un solo concepto para describir a Da Vinci. Su capacidad creativa trascendió su época.

Por eso y otras razones, su método y las fórmulas que empleaba para crear, son de suma importancia y muy tomadas en cuenta.

El autor Michael J. Gelb escribió la obra «Cómo pensar como Leonardo Da Vinci: 7 pasos para ser un genio cada día».

Te interesa: ¡Despídete del estrés en el trabajo con estos ejercicios!

Está de más decir que ayuda a despertar la creatividad que todos poseemos, pero que solo unos pocos logran poner en práctica. Ya sabes, las personas somos expertas en procrastinar.

Estos son los 7 pasos que cambiarán tu vida:

Despertar la curiosidad

Los seres humanos somos curiosos por naturaleza. Pero, las personas creativas emplean esa curiosidad para crear, para el bien y no para el cotilleo.

Para despertar la curiosidad, debemos enfocarnos en el reto creativo. El planteamiento inicial consiste en hacernos preguntas de calidad para generar ideas realmente útiles.

Seleccionamos las preguntas claves y tratamos de darles respuesta.

Diferentes perspectivas

Pues sí, a esas preguntas, debemos darles diferentes respuestas desde distintas perspectivas. Expandir nuestra mente… you know.

Somos seres que buscan la perfección y para ello, nos acercamos a un método pulido y efectivo. Siempre tratando de conseguir lo mejor.

Afinar los sentidos

Oler, escuchar, observar, probar, sentir… Los sentidos están ahí para algo. Debemos aprovecharlos. Si aprendemos a captar tooodos los elementos del entorno que nos rodea, tendremos un plus significativo para lo que estamos haciendo. Focus!

Aceptar lo incierto

En este punto, tenemos que examinar todas las opciones. Nos gusten o no. Sean buenas o no tanto. Además, nos preguntamos si todas estas alternativas pueden ser posibles.

En un proyecto creativo, hay que evaluar absolutamente todo. Hasta lo que creemos que puede ser imposible. Recuerda que ya tenemos la mente expandida. Breathe and think, my friend!

Lee también: Ser ordenados nos hace más productivos ¡Mira por qué!

Lo bonito del equilibrio

El autor del libro del que estamos hablando, propone una fórmula siguiendo el pensamiento de Da Vinci: llegar al equilibrio entre la lógica y la imaginación. Podríamos decir que el equilibrio es una gran estrategia en cualquier proceso.

Soñar it’s ok, pero a la vez, tenemos que tener un buen criterio para aplicar las ideas proyectadas.

Trabajar cuerpo y mente

Este es otro de los equilibrios fundamentales de la vida. El autor y Leonardo Da Vinci nos proponen hacer actividades físicas y mentales que nos mantengan en buena salud. Why? Simple. Esto nos ayuda a despertar nuestra creatividad.

Lo nuevo y lo desconocido

Deja el miedo de lado. Las dudas no pueden existir en este punto. Atrévete a ir más allá y listo. Es vital. Busca eso en ti, en tu equipo y aplícalo en el proyecto.

Como ves, la creatividad es algo deep que puede desarrollarse poco a poco. ¿Confías en Da Vinci lo suficiente para aplicar estos pasos en tu vida? We do!

0 Comments

¡Déjanos tu kömentario!