Tienes que hacer una presentación importante de trabajo delante de muchas personas y los nervios se apoderan de ti. Tu jefe confía en que todo saldrá bien, pero no estás del todo seguro.

Las inseguridades de siempre cobran vida y quisieras que ocurriera un milagro y la tierra te tragara.

No te pasa solo a ti, tienes miedo escénico y es más común de lo que crees.

El doctor Renny Yagosesky, figura destacada de la superación personal, define para la página lamenteesmaravillosa, que el miedo escénico es una respuesta psicofísica del organismo, generalmente intensa, que surge como consecuencia de pensamientos catastróficos sobre la situación real.

Te interesa: ¡El acoso laboral existe y es algo serio! Se llama mobbing

Entonces, prácticamente el miedo llega porque se visualiza el fracaso. Algunas veces es porque recordamos hechos anteriores y otras, simplemente porque imaginamos lo que podría salir mal.

Prepárate con tiempo

Hablar en público por primera vez es todo un reto. Lo mejor que puedes hacer es fijarte en la gente que ya tiene experiencia en la materia. Observa sus movimientos, lo a gusto que se siente, lo segura que se muestra…

Los videos que podemos encontrar en internet de conferencistas, son un gran punto de partida. Ponerte delante de un espejo y practicar también es una buena forma de empezar por algo. Siempre hay que cuidar de no copiarse de los demás y encontrar nuestro estilo.

Si no es la primera vez que tienes que hablar ante un público y tus experiencias no han sido las mejores, puedes aprender de tus errores. Dejarnos influir por las experiencias pasadas y convertirlas en referencias, no traerá nada bueno.

Lee también: ¿Quieres tener éxito en una negociación? Te decimos cómo

Hasta los conferencistas más brillantes han tenido algún que otro tropezón. Recuerda que la mejor forma de superar los miedos, es exponernos a ellos.

Cómo combatir el miedo

En el portal emagister, plantean algunos pasos sencillos que vale la pena resaltar una vez que decidas afrontar ese miedo. Quizás te ayuden en momentos de inseguridad:

Prepara muy bien tu presentación. Cuanto más domines el tema, más seguro estarás.

  • Acude con tiempo suficiente el día de la presentación. Así tendrás tiempo de solventar todos los problemas técnicos que puedan surgir.
  • Saluda a los participantes y habla con ellos mientras comienzas la intervención, esto te ayudará a estar más relajado y posteriormente, podrás dirigirte a ellos durante tu intervención.
  • Habla de aquello que conoces, dominas y te apasiona.
  • Los ejercicios de estiramiento sirven. Flexiona los brazos, el cuello, si saltar te relaja, puedes hacerlo.
  • Sé tú mismo.

Poco a poco, la práctica hará al maestro. No pierdas el optimismo.

0 Comments

¡Déjanos tu kömentario!