A todos nos ha pasado. Es la pesadilla de unos cuántos. En algún momento, hemos tenido que lidiar con clientes complicados. En cualquier ámbito, tratar con personas así es todo un reto, pero en el trabajo es mucho más que eso.

Los clientes son la sangre vital de cualquier negocio. Aunque muchas veces no tengan la razón, ni estén en lo correcto con lo que dicen, la verdad es que hay que seguirles el juego.

La experiencia nos ha enseñado que es mejor llevar la fiesta en paz.

Sin embargo, hay ciertas cositas que son necesarias aplicar para que esta relación laboral sea sana y productiva.

Te interesa: Cómo ser un buen jefe en 5 sencillos pasos

Mira:

Empatía

Trata de entender la postura del cliente. Su queja sobre tu trabajo puede ser válida e incluso, puede ayudarte a entender un poco más su personalidad.

Puedes saber qué le gusta y cómo. Tenemos que aceptarlo, complacer a un cliente, de vez en cuando, no le hace daño a nadie.

Bye al ego

Deja tu orgullo de lado. Sabemos que cuando somos especialistas en algo, esperamos que los clientes se dejen llevar por nuestras recomendaciones porque nosotros somos los expertos. Pero, hay que darle la oportunidad de que también nos den ideas y sugerencias.

Además, ¡nadie más que el cliente para saber lo que quiere!, right?

Prestemos atención a lo que nos dicen. Saquemos ideas de sus ideas. De eso se trata una buena relación laboral, ¿cierto? Comunicación e intercambio de información.

¡Paciencia!

Sí, lo sabemos, no es fácil. A veces provoca tirar la toalla, decirle un montón de cosas y enfurecernos. Pero las cosas no se solucionan así.

Cuando sientas que estás a punto de explotar o implosionar en este caso, tómate unos minutos, apártate del resto, respira profundo y piensa en tu lugar feliz. Regresa y trata de arreglar las cosas como personas civilizadas. A lo mejor, los dos necesitaban ese break.

Lee también: ¿Quieres tener éxito en una negociación? Te decimos cómo

Recuerda que todos tenemos nuestro lado oscuro. Tenemos días buenos y no tan buenos. Quizás en algún momento la comunicación está un poco estancada, pero todo se puede resolver.

¿Te ha tocado un día difícil? Forma parte del oficio, my friend.

0 Comments

¡Déjanos tu kömentario!