Nadie quiere ser recordado como Miranda Priestly de «The Devil Wears Prada», Julia Harris de «Horrible Bosses» o Gordon Gekko de «Wall Street». Quizás te preguntarás qué tienen en común estos nombres y bueno, todos son unos jefes terribles.

Cuando se trata de ser un líder profesional, muchos no tienen ese don que los convierte en el boss ideal. Algunos se pasan de estrictos, otros caen en la prepotencia, están los que simplemente no saben cómo tratar a los empleados… en fin, la lista es larga.

Lo cierto es que un mal líder contamina por completo el ambiente laboral. Lo más preocupante es que una reciente encuesta de Gallup, confirmó que aproximadamente el 60% de los empleados se sienten infelices en cuanto a sus jefes.

Secretos para ser el mejor

No existe una guía definitiva para que seas el mejor de los jefes, pero recopilamos recomendaciones de varias páginas dedicadas a la materia para que te desenvuelvas de la manera más efectiva (y que no te califiquen como el peor):

  • Delegar

Un buen jefe no acapara todo. Saber delegar también significa confiar en las demás personas y darles la oportunidad de demostrar su talento y mejorar. El líder debe comprender la importancia de ir creando un sólido equipo en el que haya confianza, motivación y verdadero trabajo conjunto.

  •  El proyecto es de todos

Usar el plural es una buena herramienta para aumentar la confianza del equipo. Promueve que se tengan metas comunes y se logra cooperar en grupo. Además, es una buena manera de incluir al trabajador en el proyecto.

  • Promueve la participación y confianza

La comunicación es fundamental. En momentos, todos tendrán que trabajar y por ser el jefe, quizás te toque hacer un sobre-esfuerzo. Eso es totalmente normal. La confianza en los empleados tampoco debe confundirse con llenarlos de trabajo. La participación debe ser equitativa.

  • Eres una autoridad

Sí, ser jefe es como ser la autoridad y tienes que actuar como tal, sin ser «dictador». Debes ser una fuente de inspiración. No te vuelvas una especie de estatua intocable. Los empleados seguirán a quien consideren que les puede llevar al éxito.

  • Llega de primero, vete de último

Transmitir ilusión y compromiso por el trabajo, ayudará a que los empleados se contagien de la misma energía. Siempre ten a la mano buenas ideas, creatividad y ¿por qué no?, bromea con todos en la oficina.

Somos humanos y es normal cometer errores. En el portal psicologiaycomunicacion explican los errores más comunes que comenten los jefes. Uno de los principales a la hora de dirigir, es no conocer el trabajo de tu equipo.

Liderar a un equipo requiere de muchas perspectivas. ¿Y tú? ¿Estás listo para ser jefe?

0 Comments

¡Déjanos tu kömentario!