La publicación de una solicitud de empleo del genio Steve Jobs que data de 1973, nos deja ver que él también en alguna ocasión tuvo la intención de ser un simple asalariado más en cualquier empresa.

El documento que el creador de Apple llenó con su puño y letra, tiene muchos errores de ortografía y en ese entonces, mostraba las ganas de Jobs de trabajar en el área de la electrónica o la ingeniería en computación, según informó BBC Mundo.

Ya sabemos qué pasó luego: Jobs construyó un imperio junto a Steve Wozniak y aún hoy en día, Apple es una de las empresas más importantes del mundo. Lamentablemente, Jobs falleció en 2011 a causa de un cáncer de páncreas cuando apenas tenía 56 años.

El legado

La figura de Jobs pasó a ser de culto, de referencia para otros emprendedores que lo admiran por ser un ejemplo de que cualquier cosa es posible con constancia, disciplina y mucho ingenio.

¿Qué hizo Jobs que lo diferenció del resto y abonó su camino hacia el éxito (y la leyenda)?

1.- Sacrificio: Apple obtuvo el éxito en la industria de la tecnología de manos de Jobs. No obstante, el surgimiento de empresas competidoras, llevaron al CEO a tomar medidas que lo enfrentaron con el resto de sus socios. ¿Su solución para avanzar y aliviar las tensiones? Renunciar a la propia empresa que él mismo fundó. Sin duda, fue un gran sacrificio y una muestra de humildad que luego, tuvo sus recompensas.

2.- Estrategias adecuadas: el período que Jobs estuvo alejado de Apple le sirvió para preparar nuevas estrategias, adecuadas a los tiempos y para hacer frente a sus «rivales». Este punto tiene que ver con la importancia de reevaluar el panorama.

Si hay algo que no está funcionando, es necesario atajar la crisis a tiempo y reinventarse. Cuando Jobs se reincorporó en 1997 a la compañía, ésta se convirtió en la de mayor capitalización del mundo, por encima de Exxon, de acuerdo con el diario El Comercio de Perú. También vinieron los lanzamientos de los dispositivos iPod, iMac, iPad y iPhone y la compra de Pixar (el estudio cinematográfico de animación).

3.-  Valores trascendentales: la muerte de Jobs lo convirtió en una leyenda. Lo más importante es que los valores y virtudes que lo caracterizaron, dejaron un legado que aún la empresa respeta, según ha dicho Tim Cook, el actual CEO de Apple.

En una entrevista publicada por El Comercio, Cook afirma: «el ADN de Steve Jobs, su gusto, su pensamiento, su inquebrantable perfeccionismo, su dedicación al trabajo duro y su ansia de innovación, siempre serán la base de Apple».

4.- Persistencia: todos sabemos la historia de que Apple nació en el garaje de la casa de Jobs y el hecho de que en compañía de algunos amigos, llegara a levantar todo un imperio tecnológico, son clara muestra de su constancia y persistencia a lograr sus metas. La insistencia en mantenerse firme a sus creencias fue un gran valor que contribuyó a su formación como un genio influyente en la tecnología.

5.- Ídolos como referencia: si hay algo que nos impulsa a conseguir nuestros objetivos es tener de ejemplo a personajes que idolatramos y si forman parte del ámbito en el que nos desempeñamos, mucho mejor. Buscar cuáles son las virtudes que llevaron a los ídolos a la gloria, sirven de guía en el camino hacia el éxito. Por ejemplo, Jobs nunca ocultó su admiración hacia el cantante Bob Dylan y Pablo Picasso. Sobre ellos dijo una vez: «ambos siempre estaban arriesgándose a fracasar».

¡Atreverse es el primer paso!

0 Comments

¡Déjanos tu kömentario!